No mountain is too high| Ecatherine Matnadze | ¿Sabes cómo elegir bien a tu coach?
17946
post-template-default,single,single-post,postid-17946,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

02 Mar ¿Sabes cómo elegir bien a tu coach?

Coaching es un proceso, una profesión, una disciplina, una metodología poderosa… Sin embargo, por encima de todo, coaching es una relación.

Es una relación importante, y como en toda relación importante, la conexión “correcta” entre tú y tu coach es esencial. Por lo tanto, elegir el coach adecuado es fundamental.

Éstas son algunas de las cuestiones clave que debes considerar al elegir un coach:

Considera tus objetivos – ¿Qué te gustaría lograr? ¿Qué capacidades quieres construir o adquirir? ¿Qué quieres que sea diferente para ti, para tu familia o para otros?

Ten en cuenta que estos objetivos pueden evolucionar a medida que avances en el proceso y descubras que mucho más sobre ti de lo que creías posible.

Considera la personalidad del coach – el coach tiene que ser una persona que sinceramente valore y se preocupe por los demás; tiene que ser abierto, honesto y capaz de construir una relación efectiva; tiene que ser seguro de sí mismo y por lo tanto capaz de trabajar contigo a través de retos difíciles; tiene que ser creíble basado en su madurez, inteligencia y experiencia.

Considera los conocimientos y la experiencia del coach – el coach tiene que tener una metodología clara e intelectualmente sólida; formación y experiencia relevantes para tus objetivos; formación en coaching específico en un programa acreditado por ICF (International Coach Federation).

Considera otras cuestiones prácticas – durante cuánto tiempo vais a trabajar juntos; cómo se llevan a cabo las sesiones – frecuencia; honorarios, pagos y las políticas de reprogramación; referencias o testimonios de clientes actuales y anteriores; la adhesión del coach a los estándares éticos de la ICF.

jazz_duet-scaled1000

Si coaching fuera música, sería jazz. En el coaching, como en el jazz, la espontaneidad, la vitalidad y la improvisación juegan un papel clave. En el coaching, como el jazz, se refleja la individualidad de las personas involucradas. Al igual que en el jazz, se necesita una buena conexión y entendimiento con el compañero con el fin de crear algo grande y hermoso.

Escucha tanto a tu razón como a tu intuición – sabrás cuando hay encaje – incluso después de una conversación inicial con tu posible coach debes sentirte con energía, inspirado y escuchado, y casi seguro con algún aprendizaje sobre ti mismo.

Tags: